El País de Cocagne

El País de Cocagne debe su nombre a las “coques”, etapa de tratamiento del pastel que permite obtener el célebre azul pastel. 

 

Según el diccionario, país de cocagne es “un país imaginario donde todo es abundante, donde el dinero se gana fácilmente”. Hoy en día el pastel ya no se produce pero impregna todavía el espíritu de la ciudad y de sus inmediaciones.

El pastel y el azafrán, dos símbolos regionales, dos símbolos de una historia, de un patrimonio industrial y cultural, de un “savoir-faire” y de una pasión... Si la economía pastelera protagonizó la grandeza pasada del País de Cocagne, en el presente el azafrán renace en el Tarn.